Libros para el verano

Los fundadores de 5W recomiendan algunas de sus lecturas favoritas —de ahora y de siempre— para el mes de agosto

Revista 5W

Crónicas de larga distancia
09 de Agosto de 2020

Comparte:

Hemos pedido a los fundadores de 5W que recomienden algunas de sus lecturas favoritas para este verano. No les hemos puesto límites: no importa el año de publicación, no importa si es ficción o no ficción, ensayo o poesía. Son libros que les apasionan o, simplemente, libros que leyeron algún verano lejano y que los cautivaron. 

Xavier Aldekoa recomienda Los sótanos del mundo, de Ander Izagirre 

A Ander Izagirre hay que leerle siempre por la envidia —escribe tremendamente bien y además divertido— y porque consigue hacer interesante cualquier tema: desde una conversación con los guardianes de caminos viejos de Euskadi a unos bolsillos llenos de plomo o un viaje en bicicleta por Italia.  

En Los sótanos del mundo (Libros del K.O., 2020), viaja con un grupo de expedicionarios y recorre durante nueve meses las depresiones geográficas más profundas de la Tierra. Izagirre, uno de los mejores cronistas del momento, no se fija en las grandes alturas; escribe sobre los bajos fondos, un lugar mucho más fructífero para un contador de historias como él. 

Don Izagirre: siga escribiendo libros y, sobre todo, siga enviando crónicas, de vez en cuando, a 5W.

Marta Arias recomienda Ciudadana. UNA LÍRICA ESTADOUNIDENSE, de Claudia Rankine 

El libro (Pepitas de Calabaza, 2019) se contonea entre el ensayo y la poesía para ofrecer un potente testimonio personal sobre el racismo más enquistado. El de los comentarios que tratan de auto-expiarse por ser dichos sin maldad, el de los actos reflejos que delatan asimilaciones raciales mucho más profundas, el de las agresiones directas, el que ha terminado por formar parte de la rutina de la autora.

Una reflexión sobre el racismo en Estados Unidos extrapolable a buena parte de la sociedad occidental. Rankine crea una mirilla incómoda por la que observar pequeñas escenas cotidianas jugando con los géneros narrativos. Un juego que, por otra parte, ha sido un dolor de cabeza para listas de más vendidos y nominaciones a premios, que no sabían si calificarlo como poesía o no ficción. Algunos, como el National Book Critics Circle Award, optaron por nominarlo por partida doble.

Mikel Ayestaran recomienda A Jerusalem Anthology, de T.J Gorton y Andree Feghali 

Jerusalén es un destino que no deja indiferente al viajero, ni ahora ni antes. Esta antología (editada por The American University in Cairo Press, 2017), con cuidadas ilustraciones para cada capítulo, repasa las sensaciones de viajeros ilustres tras su paso por la ciudad santa. Benjamín de Tudela (1187) recuerda a los “200 judíos que vivían bajo la Torre de David”, Gustave Flaubert (1849) se sintió “decepcionado” por la “falsedad” del Santo Sepulcro, a Mark Twain (1869) le impresionó la mezquita de Omar, Pierre Loti (1895) describió los “oscuros laberintos de la Ciudad Vieja” y el testimonio definitivo es el de T.E Lawrence (1918), enorme conocedor de la región, que ya adelantó que “algunos judíos ven aquí el futuro político de su raza”. Hay algunos viajeros inesperados como Karl Marx, quien dedicó sus reflexiones a la tumba de Jesús y las luchas entre iglesias y países por el control del lugar santo.

Igor G. Barbero recomienda El Emperador, de Ryszard Kapuscinski 

Estos días en que Etiopía atraviesa una nueva fase turbulenta de violencia étnica es buen momento para recordar que pocos países africanos cuentan con una historia tan compleja y milenaria como el único que presume de no haber sido nunca colonizado por una potencia extranjera. El estado más poblado del Cuerno de África, cuyo reformista primer ministro Abiy Ahmed recibió en 2019 el Nobel de la Paz, ha sufrido en el último medio siglo cambios tectónicos en su sistema político. En El Emperador, Kapuscinski hace un retrato de la vida en la época de Haile Selassie, descendiente directo del rey Salomón y último gran emperador etíope de una larga estirpe.

El reportero polaco, que recorrió África entera y dejó otras obras maestras como Ébano, entrevista en El Emperador (Anagrama, 2006) a cortesanos que se salvaron de ser ejecutados por el régimen comunista de Mengistu que derrocó a Selassie en 1974. Kapuscinski recrea la vida de extremos de un emperador que alimentaba con carne a los leones cada mañana en el jardín palaciego mientras su pueblo se moría de hambre, y que tenía sirvientes tan variopintos como un colocador de cojines que llevaba a cada palacio la almohada adecuada para que el emperador no pareciera pequeño en el trono de turno. El libro camina a caballo entre la no ficción y la literatura, está bellamente escrito y aborda con ironía y profundidad los tejemanejes de un país de una gran complejidad sociocultural.

Maribel Izcue recomienda Mi corazón sedicioso, de Arundhati Roy 

Arundhati Roy aborda algunos de los grandes problemas que azotan a la sociedad de su país, la India, en esta colección de ensayos políticos (Anagrama, 2020). Son cerca de 400 páginas que recogen reflexiones escritas a lo largo de las últimas dos décadas, pero que siguen muy vigentes en la India de hoy. En el punto de mira de la escritora están el fundamentalismo en cualquier de sus formas, el nacionalismo, el capitalismo, el cambio climático, la corrupción o la política exterior de las grandes potencias.

Esta recopilación se publica poco más de 20 años después del éxito de su primera novela, El dios de las pequeñas cosas (1997), que le valió el Premio Booker y la presentó al gran público. Los ensayos que la escritora, muy crítica con el actual Gobierno de Narendra Modi, reúne en Mi corazón sedicioso cobran especial significado en un momento de nuevas tensiones entre hindúes y musulmanes en la India a raíz de una polémica enmienda a la Ley de Ciudadanía que abre una brecha más entre ambas comunidades.

Agus Morales recomienda Mother of 1084, de Mahasweta Devi

La figura literaria que dominó la primera mitad del siglo XX en la India fue Rabindranath Tagore; la que dominó la segunda mitad, aunque no sea tan conocida a nivel global, fue la también bengalí Mahasweta Devi (1926-2016). Fue activista, fue defensora de los derechos de la comunidad adivasi en la India, su nombre sonó para el premio Nobel de Literatura, pero sobre todo fue una escritora que recogió tradición y rebeldía para perfeccionar la nouvelle y el cuento. Mother of 1084, de la exquisita editorial Seagull, fue escrito originalmente en bengalí —como toda su obra—, y narra la historia, sin decirlo explícitamente, de la madre de un militante maoísta en la Bengala de la década de 1970. No hay traducción en castellano, símbolo de que lo que se escribe en lenguas que no son europeas tiene dificultades para llegar más lejos. Pero la madre de 1084 es una madre universal.

Pablo R. Suanzes recomienda El fantasma del Rey Leopoldo, de Adam Hochschild

La historia del ‘Congo belga’ es la historia de la pura barbarie. La codicia, la brutalidad, la violencia, el odio. Es la historia de un rey despiadado y avaricioso, de una época de imperios y voracidad. De los más crueles castigos y crímenes. De un exterminio. Pero es también el relato emocionante y esperanzador de quienes lucharon por su libertad, independencia y dignidad. De millones de africanos sin voz y un reducido grupo de misiones, idealistas y cronistas que se jugaron la vida para dejar testimonio de lo que ocurría y que lucharon con todas sus fuerzas para acabar con la peor de las injusticias.

Adam Hochschild retrató en este libro como nadie a un monarca, una época y un continente herido. Hoy, con Bélgica empezando a reaccionar tras más de un siglo de evasiva indiferencia, con estatuas siendo derribadas y archivos revisitados, este ensayo aporta la dosis perfecta de erudición, indignación y rabia para mirar atrás, corregir el presente y cambiar el futuro.

Anna Surinyach recomienda Ayúdame a mirar, de Tino Soriano

Quien quiera dedicarse a la fotografía debe leer este libro. Es una guía para fotoperiodistas. Es concienzudo y hace un repaso de la profesión que va más allá de la historia y que habla de cosas que no se explican en la universidad, como el trato con los clientes, la importancia de escoger un tema e incluso cómo facturar. Discute sobre qué pasa con la saturación de imágenes actual, sobre la ética del oficio, sobre la figura del editor, sobre la hipocresía de la publicidad. Un manual para tener siempre a mano, que fue Premio Nacional de la Confederación Española de Fotografía (CEF).

Comparte:

Libros de no ficción recomendados por librerías

Libros que nos gustaron en 2019

Llega nuestro número más urgente: ‘Odio’