Anna Surinyach

Las 5W para entender los movimientos de población del último año

La crisis de los rohinyás y Congo, detrás del aumento de personas desplazadas por la violencia en todo el mundo

Revista 5W

Crónicas de larga distancia
20 de Junio de 2018

Comparte:

En la última década, la población desplazada y refugiada ha crecido sin parar en todo el planeta.

A cierre de 2017 había 68,5 millones de personas fuera de sus hogares a causa de la violencia, 2,9 millones más que el año anterior, según el informe anual de Acnur. Es un nuevo máximo histórico, pero hay algunos fenómenos que sugieren cambios en el mapa global de movimientos de población.

Estas son nuestras 5W, con información de Xavier Aldekoa desde África y de Mikel Ayestaran desde Oriente Medio, para descubrir detalles de ese informe y para entender qué poblaciones sufren más, qué dinámicas están en marcha o en retroceso y qué se puede esperar en el futuro cercano.

WHO: la comunidad rohinyá

Campo de Jamtoli, situado en el distrito de Cox’s Bazar en Bangladesh. Más de 600.000 rohinyás viven hacinados en los campos de Bangladesh.Anna Surinyach

Por su magnitud y su velocidad, la huida de centenares de miles de rohinyás de Birmania a Bangladesh es uno de los grandes movimientos de población del siglo XXI. Bangladesh, uno de los países más pobres de Asia, acoge ya a casi un millón de rohinyás: buena parte de ellos llegaron a raíz de los ataques de las fuerzas de seguridad birmanas a finales de agosto de 2017. En Revista 5W hemos dedicado un especial a esta crisis que incluye crónicas, ensayos fotográficos y un podcast.

WHAT: Afganistán lidera las solicitudes de asilo

Desde 2013 la nacionalidad siria era la que lideraba las solicitudes de asilo, pero en 2017 ha sido rebasada por Afganistán. Esto se debe sobre todo al descenso de las peticiones de sirios, pero es un recordatorio de que Afganistán es una de las guerras crónicas que más castiga a los civiles. El país se ha visto afectado por atentados en Kabul y en toda su geografía, por ataques contra la prensa y por la irrupción de Estado Islámico, aunque un reciente alto el fuego acordado entre el Gobierno y los talibanes durante el Ramadán arrojó algo de esperanza en un país que fue escenario de la “guerra contra el terrorismo” de Bush y que ahora ha caído en el olvido.

WHEN: Siria, Afganistán y Sudán del Sur

Este año se mantienen los tres principales países de origen de los refugiados: Siria, Afganistán y Sudán del Sur. El 68% de los refugiados del mundo, de hecho, procede de estos países y de Birmania (la comunidad rohinyá) y Somalia. Son heridas en Oriente Medio, Asia Central y África subsahariana que no dejan de sangrar. Los países de acogida son Turquía, Pakistán y Uganda: el primer país europeo en este ranking es Alemania, en sexta posición con casi un millón de refugiados, aunque la evolución de la crisis rohinyá sugiere que a estas alturas Bangladesh ya lo ha superado. El 52% de las personas refugiadas son menores de edad, y según la estimación conservadora de Acnur hay 173.800 menores sin acompañamiento o separados de su familia (la cifra incluye a refugiados y solicitantes de asilo).

Occidente abrió los ojos ante el desastre que sufría Siria en el verano de 2015, cuando cientos de miles de sirios llegaron a Europa cruzando en barcazas desde Turquía a Grecia. La guerra entra en su séptimo año y ha obligado a más 12 millones de sirios a dejar sus hogares. Una parte de ellos, unos 5,6 millones según Acnur, han buscado refugio en países vecinos como Turquía, Líbano, Jordania e Irak, y otros 6,6 se han convertido en desplazados internos. El caso libanés es especialmente dramático ya que más de la mitad de los refugiados sirios vive en la pobreza extrema, de acuerdo con un estudio realizado por Acnur, Unicef y el Programa Mundial de Alimentos. La situación es tan complicada que, según datos de Cruz Roja, 60.000 personas han dejado el refugio libanés para volver a Siria, donde la guerra sigue abierta. 

Campo de desplazados de Ajok Wol en Northern Bahr el Ghazal (Sudán del Sur).Anna Surinyach

WHERE: África (y Congo)

África continúa siendo el continente que más refugiados acoge: más de 6,2 millones. No es una novedad, sino una constante: los principales movimientos de población en África tienen lugar dentro del propio continente, y no hacia otros, pese a la errónea percepción europea de que la mayoría intenta llegar a Occidente. Las solicitudes de asilo en la Unión Europea, de hecho, han descendido. En su informe anual, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) critica “el crecimiento de las fuerzas políticas xenófobas y su influencia en las decisiones de no pocos gobiernos (principalmente en Europa oriental)”. La decisión del Gobierno italiano de rechazar al barco de rescate Aquarius y su acogida en España abren una nueva fase en el mar Mediterráneo, la frontera más peligrosa del mundo, y ahora campo de una guerra ideológica que afectará sobre todo a africanos.

Uganda es el país africano que más refugiados acoge: 1,4 millones, la mayoría de Sudán del Sur y de Congo. Este último país es una de las principales noticias negativas del año: la población desplazada dentro de sus fronteras se ha doblado y ha alcanzado los 4,4 millones. El futuro, además, no es alentador: la negativa del presidente Joseph Kabila a abandonar el poder —su segundo y último mandato expiró el año pasado y ha retrasado varias veces los comicios— amenaza con llevar al país a un conflicto abierto. Toda la región tiembla ante esa posibilidad.

Hay muchas otras crisis abiertas en el continente, como la de República Centroafricana, que sugieren que durante los próximos años el número de personas desplazadas en África seguirá siendo muy alto.

WHY: La cifra de desplazados se estabiliza

Aunque los últimos años expresiones como “crisis de refugiados” han hecho pensar que esta población en busca de protección internacional ha crecido de forma exponencial, una mirada histórica a los datos muestra que son sobre todo los desplazados, los que no han salido de su propio país, quienes han causado que la cifra que ofrece cada año Acnur siga aumentando. Los 68,5 millones de 2017 incluyen a refugiados, desplazados y apátridas. Solo los desplazados son un total de 40 millones. La novedad es que, tras dos años de ligero ascenso, este año la dinámica se ha confirmado y la cifra se ha estabilizado.

Casi una de cada cien personas en el mundo es desplazada o refugiada. En un contexto global de fiebre de muros y xenofobia, su futuro es incierto. 

Campo de desplazados en el norte de República Centroafricana, cerca de la frontera con Chad.Anna Surinyach

Comparte:

Podcast: Mediterráneo

Los pequeños juegos del exilio

Mediterráneo: el debate que rompe Europa