AP Photo/Ariel Schalit

Netanyahu tocado, pero no hundido

Repasamos, a través de las 5W, las claves de unos resultados electorales que llenan de incertidumbre el futuro de Israel

Mikel Ayestaran

Cubriendo conflictos
18 de Septiembre de 2019

Comparte:

Las elecciones generales de este martes en Israel han desembocado en una noche muy larga en los cuarteles generales del Likud, el partido de Benjamín Netanyahu, y el de Benny Gantz, exjefe del Ejército, que al frente de la coalición Azul y Blanco buscaba convertirse en el nuevo primer ministro israelí. En un contexto de elevada tensión regional, las dos grandes formaciones han vuelto a repetir unos resultados similares a los de las elecciones del pasado abril: una especie de empate técnico que llena de incertidumbre el futuro político del país y el del propio Netanyahu, quien a sus 69 años aspira a cumplir su quinto mandato. Los votos han hablado, y ahora arranca un largo y complejo proceso de negociación para lograr la formación de un Gobierno. 

El actual primer ministro, Netanyahu, queda en una posición incómoda a solo unas semanas de su primera vista ante el fiscal general del país, Avichai Mandelblit, que a finales de febrero adelantó su intención de imputarle por soborno, fraude y violación de confianza en tres casos diferentes. 

Con nuestras habituales 5W, repasamos las claves de unos resultados electorales que abren un interrogante sobre el horizonte político israelí. 

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.