Diego Ibarra Sánchez

Ahmadíes: la estirpe maldita del Mesías Prometido

Viaje a Argelia, España, el Reino Unido y Pakistán tras la pista de una comunidad considerada infiel por el islam oficial

Karlos Zurutuza

En tránsito
03 de Octubre de 2019

Comparte:

Una cafetería en un centro comercial a las afueras de Argel. Probablemente sea un lugar tan malo como cualquier otro para citarse con un ahmadí en Argelia, pero a Fali Mohamed Ahmed no se le ocurría nada mejor. “Esperadme en una de las mesas a la derecha. Son más discretas”, nos pide por WhatsApp a las 9:55. Cinco minutos después se presenta puntual al encuentro. Ahmed, un capitalino de 45 años, barba perfilada y ojos rasgados, fue presidente de la pequeña comunidad ahmadí de Argelia desde 2009 hasta marzo de este año. Cuando decimos pequeña hablamos de “en torno a 1.500 fieles”, en sus propias palabras, aunque los niveles de acoso y amenazas que sufren nos hacen pensar en una cifra mucho mayor.

“No podemos levantar nuestras propias mezquitas, ni siquiera entrar en otras. Los viernes solíamos reunirnos en casa de algún miembro de la comunidad para rezar juntos, pero ahora se nos acosa para que no lo hagamos”, dice Ahmed, que se convirtió al islam ahmadí en 2006 “buscando algo que se desmarcara de ese islam agresivo que lo acaba impregnando todo aquí”.

Hoy resume las causas del acoso en una frase dolorosamente recurrente en muchos países musulmanes: “Somos infieles a los ojos del resto. De todos”.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.