Diego Ibarra Sánchez

Nagorno Karabaj, una patria sin Estado

La educación militar y patriótica desempeña un papel esencial en la autoproclamada República de Artsaj, atrapada entre las disputas de Azerbaiyán y Armenia

Diego Ibarra Sánchez

Fotoperiodista

Ethel Bonet

En Líbano
22 de Octubre de 2020

Comparte:

Miqayel Hakobyan repite una serie de flexiones mientras fija la mirada en el retrato del comandante Ivanyan: héroe nacional al más puro estilo soviético colgado en la pared del gimnasio de esta academia militar en Nagorno Karabaj. 

—¡Vamos, más rápido! Tienes que estar fuerte, tienes que ser fuerte. Esta es la guerra real —se decía a sí mismo.

Visitamos la escuela Kristapor Ivanyan en abril de 2019. Hakobyan había ingresado aquí dos años atrás y su sueño era convertirse en un gran soldado, como lo fue su tío, al que nunca conoció, que murió combatiendo contra las fuerzas azeríes por la independencia del Alto Karabaj. 

El territorio de Nagorno Karabaj se sitúa dentro de las fronteras de la antigua República Socialista Soviética de Azerbaiyán, y en él vivía una mayoría cristiana armenia frente a una minoría musulmana de etnia azerí. Cuando la URSS se derrumbó, Azerbaiyán y Armenia proclamaron su independencia y a la vez se vieron envueltos en un conflicto territorial por el enclave de Nagorno Karabaj (1988-1994), que también tenía aspiraciones independentistas. El conflicto dejó más de 30.000 muertos en ambos bandos y una herida abierta que todavía no ha cicatrizado.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.