Anupam Nath / AP

Una frontera para explicar la nueva India

La Ley de Ciudadanía impulsada por el Gobierno indio pone bajo el foco a los musulmanes. Millones de ellos son bangladeshíes.

Maribel Izcue

Letra oriental
16 de Enero de 2020

Comparte:

La línea divisoria que separa la aldea india de Hat Thymmai de Bangladesh desafía el propio concepto de frontera. En el imaginario colectivo frontera es valla, muro, alambrada, barrera, aduana. O una cadena montañosa que divide el mapa, un río que separa territorios, un mar que aleja a naciones. 

En Hay Thymmai, la frontera es un campo de fútbol. 

El terreno de juego se extiende justo detrás de los puestos del mercado. En un extremo, la portería del lado indio. En el otro, la que da a Bangladesh. En la banda izquierda y a la altura del medio campo, un palo con un banderín blanco y un mojón marcan la línea que divide a ambos países. Desde los cuatro palos sin red que forman la portería norte se ven las casas de esta minúscula aldea y las colinas del estado nororiental indio de Meghalaya, cubiertas de un ramaje verde y espeso. Al otro lado, tras el larguero opuesto, aparece la llanura de Bangladesh, convertida en un espejo azul por las inundaciones que la cubren durante los meses del monzón. Del agua sobresalen algunos brazos de tierra, como islas verdes moteadas por casas desperdigadas. 

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.