AP Photo/Bernat Armangué

De China a México: la vuelta al colegio en un mundo marcado por la pandemia

Un recorrido en imágenes del inicio del curso escolar 2020-2021 en distintos rincones del planeta

Revista 5W

Crónicas de larga distancia
02 de Octubre de 2020

Comparte:

Grupos reducidos, mamparas de protección, controles de temperatura, clases virtuales... La pandemia ha alterado el arranque del nuevo curso 2020-2021 en aquellos lugares del planeta donde los estudiantes han vuelto a la escuela en las últimas semanas. Desde el reto de desinfectar aulas y mantener una distancia de seguridad en lugares golpeados por el conflicto como Yemen o Siria, hasta el de impartir clases remotas que lleguen a todos en países como México: los nuevos formatos y las medidas de precaución lo dominan todo en este complicado inicio de curso.

No es lo mismo volver a escuelas que han visto caer bombas cerca que a otras perfectamente equipadas para proteger a sus alumnos del virus. A través de estas imágenes llenas de matices y paradojas, recopilamos algunas escenas del arranque de curso más difícil en distintos lugares del planeta golpeados por la pandemia. 

 

Kunihiko Miura/AP

Un grupo de estudiantes aguarda en fila ante una cámara térmica para controlar su temperatura en la entrada de un instituto de Tokio. En la ciudad que debía haber albergado los Juegos Olímpicos este año, los colegios reabrieron sus puertas el pasado junio después de tres meses de cierre por el estado de emergencia sanitaria por la covid-19. El nuevo semestre arrancó a finales de agosto entre estrictos controles y protocolos de prevención encaminados a evitar lo que denominan “las tres C”: lugares cerrados, espacios congestionados y contacto físico cercano.

Hani Mohammed/AP

 

Una empleada desinfecta un aula de una escuela pública en Saná, la capital de Yemen, para prevenir eventuales contagios antes de que los estudiantes ocupen los pupitres para hacer un examen de fin de curso, a finales de agosto. En Yemen, un país sacudido por una brutal guerra civil desde hace casi seis años, las autoridades de las zonas controladas por el Gobierno han instado a los estudiantes a llevar mascarillas y seguir las recomendaciones de distancia de seguridad, aunque los propios jóvenes han denunciado que en muchos lugares las clases están masificadas y no hay ventilación adecuada. En las zonas bajo control de los rebeldes hutíes, a mediados de septiembre las escuelas seguían cerradas.

 

SANA/AP

En Siria, otro país golpeado por el conflicto, más de tres millones de estudiantes de las zonas controladas por el Gobierno volvieron a la escuela a mediados de septiembre entre protocolos para desinfectar las aulas y controles de temperatura. En la imagen, un grupo de estudiantes protegidas con mascarillas guardan fila en el patio de su escuela en Damasco, la capital siria, en el primer día de clase del nuevo trimestre. En este corto documental de 5W se cuenta cómo era la vida en Damasco después de la guerra, y se hablaba también de la destrucción del sistema educativo. ¿Cómo debe ser ir a clase, además, en medio de una pandemia?


Tsvangirayi Mukwazhi/AP

Un grupo de estudiantes con mascarillas y separadas por la distancia de seguridad espera para entrar en su colegio en Harare, la capital de Zimbabue, el pasado 28 de septiembre, día en que reabrieron parte de los centros educativos del país. 

Seis meses después de su cierre por la pandemia, las escuelas de Zimbabue decidieron abrir sus puertas por fases en septiembre y con un número reducido de estudiantes, a fin de minimizar el riesgo de contagio. El inicio de curso está marcado aquí por huelgas del profesorado, que reclama mejores condiciones salariales y más medidas de seguridad para hacer frente a la pandemia.  

 

Alessandra Tarantino/AP

Italia, que cerró sus escuelas el 5 de marzo cuando el país se convirtió en epicentro de la pandemia en Europa, las reabrió el pasado 14 de septiembre después de decretarse una batería de nuevas medidas para frenar la enfermedad: desde más instalaciones habilitando nuevas aulas en espacios externos —como gimnasios o parroquias—, hasta el aumento de test entre el profesorado.

En la imagen, un grupo de estudiantes del colegio Acquedotti, en Roma, se dirige a las aulas instaladas en una parroquia para garantizar la distancia de seguridad entre los alumnos.

 

Eraldo Peres/AP

Las escuelas privadas de Brasil, cerradas desde la segunda quincena de marzo a causa de la pandemia, ya han obtenido permiso para reabrir sus puertas. Volver físicamente a la escuela es opcional, y muchos colegios privados ofrecen clases virtuales para que aquellos que elijan quedarse en casa y tengan los medios necesarios reciban educación de forma remota.

La fotografía muestra a una profesora protegida con mascarilla que imparte clase con el apoyo de herramientas digitales en una escuela privada en Brasilia el pasado 21 de septiembre.
 

Marco Ugarte/AP

En México, las autoridades han apostado por la enseñanza remota para el inicio del curso académico 2020-2021. Ante la falta de internet en muchos lugares del país, se ha establecido un sistema que integra clases online, retransmisión de las lecciones a través de la televisión por cable y programación de radio en idiomas indígenas para llegar a las zonas más remotas y tratar de evitar que los estudiantes se pierdan la formación.

En la imagen, Ixchel Hannia Luna Calonico, de 9 años, atiende la clase desde su casa a través de internet en Ciudad de México.
 

Kunihiko Miura/AP

En la prefectura de Saitama, al norte de Tokio, los alumnos de la escuela elemental de Soka están separados por divisiones hechas de cartón y plástico transparente para mantener la distancia, evitar el contacto y prevenir la expansión del coronavirus. Además de seguir los protocolos generales, cada escuela del país asiático ha establecido sus propias medidas de seguridad adicionales en función de sus características.

 

Mukhtar Khan/AP

Un grupo de estudiantes asiste a una clase al aire libre en Srinagar, en la Cachemira india, el pasado 21 de septiembre. Los colegios han reabierto de forma parcial en esta zona solo para algunas clases puntuales cinco meses después de que cerraran sus puertas por el confinamiento decretado para frenar la expansión del virus. La asistencia es voluntaria.

 

Peng Nian/AP

China parece tener bajo control la pandemia: lleva un mes y medio sin registrar nuevos contagios locales. En Wuhan, la ciudad que fue “zona cero” de la covid-19, el nuevo semestre arrancó el 1 de septiembre. La vuelta fue escalonada por cursos, con horarios de entrada distintos por clase para evitar aglomeraciones, controles de temperatura y una combinación de enseñanza presencial con clases online.

En una imagen que sería insólita en este lugar hace solo unos meses, alumnos de primaria de una escuela de Wuhan pasan bajo un arco formado por los propios profesores en la ceremonia de inicio de curso.

 

Comparte:

Podcast: Coronavirus

Con las puras manos

La cobertura periodística de la pandemia es esencial para entender el mundo