Ana María Arévalo

Días eternos

La vida de presas venezolanas a través de la mirada de la fotoperiodista Ana María Arévalo

Ana María Arévalo

Fotoperiodista
05 de Diciembre de 2019

Comparte:

Cuando Ana María Arévalo (Caracas, 1988) regresó a Venezuela tras varios años en el extranjero, se encontró otro país: la crisis política y económica había dilapidado la esperanza de mucha gente. “Había una depresión general muy fuerte”, recuerda.

Venezuela estaba en boca de todo el mundo y los temas a explorar como fotoperiodista eran interminables, pero Arévalo se fijó en uno que estaba fuera del radar. Una amiga le habló de la situación de los centros de detención preventiva —penales provisionales para quienes están a la espera del juicio— en Venezuela. Su amiga trabajaba en una oenegé y le contó en qué condiciones estaban allí las mujeres embarazadas, cómo las mezclaban con los hombres, cómo algunas ni siquiera recibían comida. Arévalo decidió acompañarla a estos calabozos para verlo con sus ojos.

El primer lugar al que le llevó su amiga fue, para su sorpresa, un hospital. Allí habían trasladado a una mujer embarazada de siete meses que sufría infecciones y desprendimiento de placenta. Le contó que en el centro la tenían en un espacio compartido con hombres, y que se había quedado embarazada allí.

“Salí frustrada, con rabia, pensando cómo era posible que esto ocurriera en el país y que nadie se enterara”, dice la fotógrafa. 

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.