Fernando Moleres

El termostato del planeta

Imágenes para comprobar las consecuencias del derretimiento de glaciares en el Ártico

Fernando Moleres

Fotógrafo
13 de Febrero de 2020

Comparte:

Durante miles de años el Ártico ha permanecido inalterable, pero la quema masiva de combustibles fósiles ha encendido la mecha del calentamiento global. En las últimas tres décadas, el hielo marino de la región se ha reducido un 40 por ciento en los meses de verano. El fotoperiodista Fernando Moleres (Bilbao, 1963) empezó el proyecto Melting landscapes en 2015 para documentar la emergencia climática. El deshielo en el Ártico protagoniza el primer capítulo por su extrema importancia. El fotoperiodista empezó por esta zona porque era la más afectada por el calentamiento global. “Los científicos dicen que es el canario del clima, el eslabón más débil de los ecosistemas del planeta”.

El derretimiento ártico es consecuencia del calentamiento global, pero también es causa del mismo debido al proceso de retroalimentación positiva que produce el efecto albedo. Este fenómeno se produce por el poder de refracción de los rayos solares sobre superficies claras como el hielo marino o terrestre, que pueden hacer rebotar hasta el 80 por ciento de los rayos y ejercer así de termostato planetario. Pero estas superficies se están reduciendo a gran velocidad. En invierno de 2018, el Instituto Polar de Noruega registró un nuevo récord mínimo en la extensión del hielo marino del Ártico: casi 500.000 millas cuadradas menos que el promedio histórico. Algo que afectará a regiones de todo el planeta.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.