Gustavo Garello / AP

Alberto Fernández, el arquero del kirchnerismo

Tras la caída de Macri, el nuevo presidente de Argentina será un político propuesto por Cristina Fernández de Kirchner que aspira a aliviar la crisis económica

Andrés Fidanza

Periodista

Sonia Budassi

Periodista
28 de Octubre de 2019

Comparte:

La coalición de centroizquierda Frente de Todos cerró la campaña electoral en Mar del Plata, el balneario más popular de Argentina. El candidato Alberto Fernández, en el escenario, bajo la mirada de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, sentada a pocos metros en el mismo escenario, contó:

—Un día me llamó Cristina y me dijo: “Alberto, es tu turno”. Uno, que es un militante, se sacó el saco [chaqueta] del que operaba por la unidad y se puso el saco del que tiene que conducir este tiempo.

La decisión de Cristina Kirchner fue un shock para todo el sistema. De entrada, el dedazo de la senadora rompió las reglas no escritas de la política: la dirigente con mayor intención de voto, aunque con un techo que parecía infranqueable, se corrió al papel de aspirante a vicepresidenta. Alberto Fernández salió del clóset del burócrata, del gris operador. Saltó al escenario principal, a la cartelera de protagonista. Los electores le dieron la oportunidad el 27 de octubre: la fórmula Fernández-Kirchner —la expresidenta será ahora su vicepresidenta— sacó más de 48 puntos. El histórico operador entre bambalinas fue elegido presidente sin la necesidad de pasar a una segunda vuelta. 

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.