Tanya Sazansky

Rusa, judía, americana, 'queer'

La tenaz labor de Masha Gessen, periodista, activista y azote de la política antigay de Vladímir Putin

Mar Padilla

Periodista
12 de Julio de 2018

Comparte:

Hay días que dan para mucho. El 21 de febrero de 2012, Moscú amaneció casi caluroso: el termómetro marcaba un grado sobre cero. Masha Gessen, nerviosa, se encontraba en una situación extraña: su novia estaba a punto de parir, y poco podía hacer ella más que esperar. Paseó arriba y abajo, leyó periódicos, charló con enfermeras. Pensó en su primer hijo, adoptado. Pensó en su segunda hija, que ella trajo al  mundo. Y pensó en este tercero, a punto de nacer: muchos hombres, igual que ella, veían pasar las horas mientras esperaban, con nervios y paciencia, a que sus mujeres dieran a luz.

Ese mismo 21 de febrero de 2012, en otra parte de la ciudad, un grupo de jóvenes se sentían también especialmente nerviosas. No era para menos: iban a tomar por asalto —armadas con pasamontañas de colores y guitarras—  la catedral del Cristo Redentor. Eran las Pussy Riot, un grupo de vanguardia artística que a veces utilizaba la música como vehículo de protesta contra la creciente represión del gobierno de Putin.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.