Edu Ponces / RUIDO Photo

Un juguete para Hayat

Migrantes etíopes cruzan una de las rutas más duras y olvidadas del mundo. Arabia Saudí los deporta, incluso en medio de la pandemia

Edu Ponces

Fotoperiodista

Xavier Aldekoa

Reportero en África
30 de Abril de 2020

Comparte:

Esta crónica forma parte del proyecto The Backway de RUIDO Photo y ha recibido el apoyo de National Geographic Society.

Alí Abdu tiene dos deseos. El primero, llevarle un juguete a su hija Hayat, de dos años, cuando vuelva a verla. Regalarle un peluche, una pelota o un cochecito. Una muñeca de Minnie Mouse, quizá. Algo. El segundo, llamar a Jamal. Jamal es su mejor amigo, su alma gemela, su hermano de sangre. Jamal también fue el desencadenante de todas las desgracias de Alí Abdu. Y quien le salvó la vida. 

—Me gustaría llamarlo para decírselo, para darle las gracias, pero no he tenido la ocasión. 

Los pómulos marcados de Alí Abdu revelan semanas de hambre y dolor contenido. Son unos pómulos pequeños, casi en hueso, que subrayan unos ojos suspendidos en el aire. Pensativos. Son también unos pómulos expresivos porque se alzan levemente cuando Alí Abdu arruga las cejas para desvelar una expresión de profunda pena. De consuelo imposible.

—¿Quieres llamar a Jamal desde mi teléfono?

—No puedo. Borré su número de mi memoria por si me volvían a capturar. No podía pedirle que me salvara la vida otra vez.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.