Mónica G. Prieto

Capitalismo a la norcoreana

La fiebre consumista, alentada por un régimen que quiere retener apoyo social

Mónica G. Prieto

En Asia
31 de Octubre de 2018

Comparte:

Soh recorre los largos pasillos del supermercado con un mohín de desagrado, observando con reproche la febril actividad de los consumidores que, a última hora de la tarde, comparan con minuciosidad pesos, precios y calidades.

En el pasillo dedicado al grano, decenas de variedades de aperitivos al gusto local —barbacoa coreana, gambas, salsa agridulce— compiten con sémolas, fideos, arroces y leguminosas. Frutas y vegetales se apilan en grandes mostradores para ser embalados por los compradores al peso. En las vitrinas frigoríficas se suceden diferentes marcas de salchichas y tofu. Hay que buscar para hallar importaciones vietnamitas o chinas: la vasta mayoría es producto norcoreano.

En el corredor dedicado a licores, los vinos de importación —Italia, Chile, Francia— no pueden competir con las botellas de cerveza local y nontaegi, licor a base de almidón despachado en envases plásticos transparentes y agrupados en palés. En la sección de aseo, diferentes calidades de papel higiénico compiten con pañales para distintas edades. Más allá, el dentífrico y el champú local se presentan a un precio considerablemente más asequible que las marcas internacionales, también presentes.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.