Diego Ibarra Sánchez

El otoño árabe de Líbano

Un impuesto a WhatsApp enciende la chispa de las protestas en un país castigado por el caos político y una débil economía

Diego Ibarra Sánchez

Fotoperiodista

Ethel Bonet

En Líbano
24 de Octubre de 2019

Comparte:

Es la primera vez que Nadia se siente partícipe de algo “grande”, de un cambio histórico, al que ella llama “revolución”. Esta joven de 19 años ha viajado desde Labue, en el valle de la Beká (al este de Beirut), acompañada de su hermano Mohamed para participar en las protestas que se desarrollan desde la madrugada del 18 de octubre en el centro de Beirut, entre la Plaza de Riad el Solh, frente al Gran Serrallo (Palacio de Gobierno) y la histórica Plaza de los Mártires. Son manifestaciones contra el desempleo masivo, la inflación, la corrupción y la mala gestión económica del Gobierno libanés.

Nadia está en primera línea de las protestas: forma un tapón con otras mujeres para evitar que manifestantes violentos provoquen a los antidisturbios y las manifestaciones pacíficas dejen de serlo. 

“No vamos a movernos de aquí hasta que dimita el Gobierno. No buscamos problemas con el Ejército. Solo queremos que nuestras demandas sean escuchadas”, dice con la voz desgañitada para hacerse oír entre gritos de “¡Revolución, revolución!” o “¡La gente quiere que caiga el régimen!”.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.