Matilde Campodonico / AP

La cárcel que parece una ciudad

Un penal uruguayo imita la vida en libertad y permite a los presos crear negocios propios

Matilde Campodonico

Fotógrafa

Maria Alemany

Buscando crónicas
07 de Noviembre de 2019

Comparte:

Cuando a Luis Parodi se le acabaron las vacaciones y volvió a su puesto, se encontró con una huelga de trabajadores. El lunes 19 de agosto una marabunta de hombres esperaba al director ante su despacho para enseñarle la carta con los motivos del parón. “Mañana a las 10 nos juntamos y vemos. Ustedes son libres de hacer lo que quieran, gente”, sentenció.

—¿Siempre funciona así? —le pregunto sorprendida en su despacho, porque Parodi (tez morena, ojos almendra, barba medio cana y desaliñada) es el director de la unidad número 6 de Punta de Rieles, una cárcel en la periferia de Montevideo, y los trabajadores en huelga son presos.   

—Siempre funciona así: hablo con ellos y discutimos hasta que llegamos a acuerdos. Y a veces pierdo las discusiones. La educación es una discusión —responde él, que nada tiene que ver con el típico funcionario de prisiones enfundado en un traje burocrático y con actitud distante: viste tejanos gastados y una camisa bajo un jersey de punto grueso gris.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.