Fred Ramos

México: El coronavirus no mató a mi padre

En el segundo país de América Latina con más muertos por la COVID-19, el escepticismo es uno de los últimos refugios que les queda a las clases más castigadas

Fred Ramos

Fotógrafo

Alberto Pradilla

Reportero
02 de Julio de 2020

Comparte:

El cadáver de Aurelio Ortiz Campo salió casi a la fuerza del Hospital General de Zona 2A, en Iztacalco, Ciudad de México. Eran las tres de la madrugada del 2 de mayo y sus pulmones de 80 años no dieron más de sí después de tres días ingresado. Cuando los médicos quisieron certificar su muerte como posible caso de COVID-19, se desató el caos.

Hubo empujones, gritos, amenazas. El personal médico argumentaba que Aurelio tenía todos los síntomas compatibles con el nuevo coronavirus y que estaban obligados a seguir el protocolo de aislamiento. Los familiares ponían en cuestión el diagnóstico. Si el certificado de defunción incluía al maldito bicho, creían que no podrían despedirse del patriarca como dicta la tradición en Iztapalapa, una populosa alcaldía del oriente de la capital mexicana.

—Estos pendejos del hospital querían ponerle COVID. Yo cuando fui los mandé a la chingada y les dije que a mi papá no lo iban a dejar en una bolsa y ya mételo y quémalo —dice su hijo, Antonio Ortiz, de 43 años.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.