Àngel García

No son un acrónimo

Historias de menores migrantes dentro y fuera del sistema de acogida

Àngel García

Fotógrafo

Marta Arias

En movimiento
25 de Abril de 2019

Comparte:

Lamiae, una joven de 20 años, camina entre árboles y arbustos por una de las laderas de la montaña de Montjuïc, en Barcelona, con una decisión proporcional al nerviosismo que confiesa llevar por dentro.

Se detiene junto a una precaria construcción levantada con viejos colchones, mantas y otros materiales desechados. La chica saluda en árabe. Del interior se asoman algunas manos desnudas, piernas con pantalón de chándal y cabezas tapadas con gorras: las de cinco adolescentes procedentes de Marruecos que dicen llevar meses viviendo allí. Lamiae se acerca a charlar y, pocos minutos más tarde, una pequeña bolsita de plástico blanco sale despedida por los aires. No cae muy lejos: contiene restos de cola, pegamento cuyos vapores tóxicos inhalan algunos de estos jóvenes de la calle.

Antes de despedirse, Lamiae les acerca su móvil para que escriban sus números, hacerles una llamada perdida y que puedan contactarla si tienen alguna emergencia. Todos están extremadamente delgados, los huesos de la cara muy marcados, la mirada ausente, el pelo graso, la ropa sucia. Ella promete volver otro día con ropa limpia y algo más de información práctica, desde sitios donde poder ducharse hasta recursos legales a su disposición.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.