Thanassis Stavrakis / AP

Revolución milenial en Armenia

Una revuelta liderada por jóvenes intenta acabar con décadas de corrupción en este Estado exsoviético

Andrés Mourenza

En Grecia y Turquía
22 de Noviembre de 2018

Comparte:

En ocasiones la historia da un vuelco por cuestiones aparentemente nimias. Por ejemplo, el papel higiénico. Poco podían imaginar los estudiantes de las universidades armenias que unos meses después de iniciar sus protestas contra la falta de papel en los servicios de sus facultades habrían derribado al Gobierno y tendrían en sus manos el destino del país. Fue la chispa que prendió la mecha de la historia, convirtiendo los agravios y las injusticias en motor de cambio.

Porque, aunque quizá no lo sepan, en Armenia ha habido una revolución. Una pequeña revolución, pero revolución al fin y al cabo. Con sus manifestaciones y sus piquetes, sus marchas por todo el país, su represión policial y sus detenidos, banderas al viento, consignas y, finalmente, un Gobierno con voluntad de perpetuarse que se vio obligado a dimitir. Una pequeña revolución pero con una gran ambición: la de acabar con un régimen de corrupción y nepotismo.

“La revolución es, por definición, algo imprevisto. Es algo que se conceptualiza después de que ocurra”, dice Sos Avetisyán, profesor de la Universidad Estatal de Ereván: “La revolución es porque sucede”.

Para leer este contenido tienes que ser socio

Si te interesa lo que pasa en el mundo, esta es tu revista. Estamos en web y en papel.