“Estos salvajes”

El odio halla su gasolina en la distorsión, la negación de la duda y, sobre todo, en la construcción de esa dualidad que define nuestro tiempo: ellos y nosotros

“Estos salvajes”
Ilustración de C. Fosch

Texto: Bru Rovira Ilustración: C. Fosch —¡Qué gente tan salvaje! —exclamó el soldado levantando la copa. —¡Cómo se odian! —añadió uno de sus compañeros de armas pasándose un dedo por el cuello como si fuera un cuchillo. —¿Una foto? —Sin problemas. La foto la he perdido, pero recuerdo perfectamente la escena: ahí los tenemos sonriendo a la cámara, completamente borrachos, sentados frente a una mesa llena de botellas de cerveza. Son los valientes cascos azules de las Naciones Unidas. Estamos en Monrovia. En la terraza del principal hotel al que van a abrevar los trabajadores humanitarios, los soldados extranjeros, los espías, los periodistas, los buitres de los negocios y los políticos. No muy lejos, en la avenida que cruza…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web, y recibirás cada año nuestra revista en papel con más de 250 páginas y un libro de la colección Voces.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.