Todas las vidas de un ángel

La minoría yazidí de Armenia busca su espacio en un país sacudido por una inestabilidad endémica y una guerra con Azerbaiyán

Todas las vidas de un ángel
Banderas armenia y yazidí en el centro cultural de Armavir. Andoni Lubaki

Ardashar podría ser una aldea armenia cualquiera: hay vacas que contemplan indiferentes la lucha en el fango de vetustos Ladas cargados de sandías; hay perros atados que ladran junto a bañeras llenas de agua de lluvia, o esos gatos que retozan en libertad. También hay un gimnasio de baldosín desconchado donde una veintena de niños espera pacientemente sobre la lona a que Jundi Jundoyán, campeón local de artes marciales mixtas de 21 años, haga papilla a su sparring. Jundi, un ser hecho de cables de acero sobre los que se perfilan una barba y unos ojos negros, lanza un puñetazo al mentón izquierdo de un joven sin nombre, luego una patada a la altura de la oreja derecha y no pasa ni medio segundo hasta ese agarre de rodilla. Ya en el suelo, el cazador se dispone a estrangular a su presa, que golpea la lona en señal de…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web. Además recibirás 'La paz herida', nuestro número 7 en papel con más de 250 páginas. En otoño te enviaremos el nuevo ejemplar de la colección 'Voces'.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.