Tigray, la guerra opaca

Eduardo Soteras

Un año después de su inicio, el brutal conflicto en el norte de Etiopía amenaza con extenderse

Abusos y atrocidades contra la población civil, miles de muertos, más de dos millones de personas desplazadas y muchas otras empujadas a la hambruna. La guerra en la región de Tigray, en el norte de Etiopía, ha cumplido un año con la amenaza de convertirse en un conflicto a escala nacional. En estos últimos doce meses, todos los bandos han cometido abusos graves y actos de una “brutalidad extrema” que pueden constituir crímenes contra la humanidad, según una investigación de la ONU. Sin embargo, es una guerra que ocupa pocas portadas: las dificultades de acceso y las restricciones impuestas por el Gobierno, además de agravar la situación humanitaria, limitan la información que llega desde el terreno. El fotoperiodista argentino Eduardo Soteras, establecido en Etiopía desde hace tres años, es uno de los pocos reporteros internacionales que, con un equipo de la agencia AFP, documenta esta guerra…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web. Además recibirás 'La paz herida', nuestro número 7 en papel con más de 250 páginas. En otoño te enviaremos el nuevo ejemplar de la colección 'Voces'.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.