Las infancias robadas de China

La carrera por el éxito ahoga a los niños y alienta la industria de la educación extraescolar

Las infancias robadas de China
Ilustración de Cinta Fosch

A los niños y niñas en China les prometieron una generación distinta: más hermanos, más caricias, más libertad, más infancia. Pero su realidad es muy distinta. En medio de una sucesión de clases y horas de estudio, muchos apenas duermen ni juegan, y en su lugar se ahogan entre gritos de sus padres y montañas de deberes.

*

Un niño de pelo negro y disparado —como el pelo de cualquier otro niño chino— está sentado en la banqueta de una biblioteca. Lleva gafas redondas y está agitado, tiene un tic nervioso que lo hace pestañear sin parar y 9 años. Su nombre es Teaven. En las estanterías repletas de cuentos infantiles rebota de pronto un gruñido seco: Teaven está mosqueado. Se acerca a su profesora de lectura con una tablet en la mano: «Profe, ¿puedes cancelarme la prueba, por favor? Quiero hacerla…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces socio/a ahora, tendrás acceso ilimitado a la web. Además recibirás 'En el fondo la forma', el nuevo número de la colección 'Voces'.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.