La isla de los años perdidos

Europa abre sus puertas a las personas que huyen de Ucrania. Encallados en Lesbos, quienes huyen de otras guerras sufren otra cara de la política migratoria de la UE

La isla de los años perdidos
Anna Surinyach

Campo de Mavrovouni, Lesbos. 

Lo que se ve:

Alambradas. Policías. Tiendas de campaña con el logo de Acnur. Un camino con piedras al lado del mar. Filas de contenedores blancos numerados que hacen de viviendas. Ropa tendida entre ellos. Bicicletas aparcadas. Bloques con cuartos de baño separados para hombres y mujeres. Generadores. Placas solares sobre algunos tejados. Una cuesta que lleva a un campo deportivo. Garitas de vigilancia. 

Lo que no se ve: 

Los meses o años de espera para resolver una solicitud de asilo. La desinformación. Las tasas administrativas impagables. Los cortes de electricidad. El insomnio. Los niños, niñas y adolescentes que se muerden el labio hasta sangrar, los que lloran dormidos, los que se autolesionan. Los adultos con estrés postraumático, con ansiedad, con depresión. La falta de libertad. Los 1.752 interrogantes que pesan sobre…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces socio/a ahora, tendrás acceso ilimitado a la web. Además recibirás 'En el fondo la forma', el nuevo número de la colección 'Voces'.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.