¿Odiar a un dictador es homenaje?

El odio debería ser personal, me dicen: debería ser la más propia de las emociones, un tesoro

¿Odiar a un dictador es homenaje?
AP

Texto: Martín Caparrós Están esos que creen que las cosas se explican por su origen. Y, por supuesto, también han alcanzado al odio: de dónde viene, se preguntan como si eso fuera a iluminarnos. Están, entre ellos, los que dicen que el odio se construye poco a poco, con la paciencia del hornero —y subrayan que hornero es la palabra clave, que el pajarito nacional es un ser lleno de odio que, además de construir con toda la paciencia ese nido de barro, lo tapia si, al volver de vaya a saber dónde, encuentra en él a otro pájaro con su pájara esposa, y los deja a los dos muriendo de hambre allí tapiados, por infiel ella, por atrevido él. Que se va construyendo poco a poco, dicen: que se va acumulando brizna sobre brizna, paja sobre paja, a partir de principios que pueden…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web, y recibirás cada año nuestra revista en papel con más de 250 páginas y un libro de la colección Voces.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.