Las esclavas sexuales de Nepal

Las aldeas del país del Himalaya se vacían de mujeres y niñas

Las esclavas sexuales de Nepal
Elena del Estal

A los ocho años, Rashmi, cuyo nombre es un pseudónimo, dejó el hogar materno y en el camino de una hora de autobús entre su pueblo y Katmandú comenzó a despedirse de su infancia. Unos conocidos de su aldea la habían convencido de que podría ganar dinero para su familia en la capital nepalí. Cayó en las zarpas de traficantes y acabó en casa de una familia de cinco miembros. Trabajó para ellos. Limpió, lavó la ropa, cocinó y cuidó de los niños del matrimonio. —No eran buena gente. Cuando cometía un error me golpeaban con palos en las manos y en la espalda. Fue muy duro. Nunca tenía tiempo libre. Prometieron pagarme, pero nunca lo hicieron. Comida sí me daban: las sobras. Cada siete u ocho meses me dejaban algo de ropa. Rashmi esperó mucho tiempo hasta reunir coraje para decir basta.…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web. Además recibirás 'La paz herida', nuestro número 7 en papel con más de 250 páginas. En otoño te enviaremos el nuevo ejemplar de la colección 'Voces'.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.