El espíritu del pañuelo verde

Argentina da el primer gran paso para la legalización del aborto

El espíritu del pañuelo verde
Dos activistas por el aborto legal se abrazan en la plaza del Congreso de Buenos Aires.

—Cuando se toma la decisión de abortar se hace a cualquier costo. Incluso al costo de la propia vida.  María Elena está en Paraná, Entre Ríos, a 450 kilómetros de Buenos Aires, y es socorrista. Ser socorrista implica formar parte de una red nacional que integra profesionales y activistas para garantizar abortos seguros. El trabajo puede ir desde la articulación con un centro de salud para la atención de casos de abortos de riesgo hasta acompañar personalmente a una chica en la realización de un aborto con pastillas en su casa. La meta es, en todos los casos, prevenir complicaciones y muertes. Contener. —Lo que más asusta de la clandestinidad son las prácticas inseguras. Una vez, una mujer embarazada de 20 semanas que había intentado abortar varias veces vio a una socorrista hablando en la televisión y nos contactó. Ella era muy…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web, y recibirás cada año nuestra revista en papel con más de 250 páginas y un libro de la colección Voces.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.