Capitalismo a la norcoreana

La fiebre consumista, alentada por un régimen que quiere retener apoyo social

Capitalismo a la norcoreana
Mónica G. Prieto

Soh recorre los largos pasillos del supermercado con un mohín de desagrado, observando con reproche la febril actividad de los consumidores que, a última hora de la tarde, comparan con minuciosidad pesos, precios y calidades.

En el pasillo dedicado al grano, decenas de variedades de aperitivos al gusto local —barbacoa coreana, gambas, salsa agridulce— compiten con sémolas, fideos, arroces y leguminosas. Frutas y vegetales se apilan en grandes mostradores para ser embalados por los compradores al peso. En las vitrinas frigoríficas se suceden diferentes marcas de salchichas y tofu. Hay que buscar para hallar importaciones vietnamitas o chinas: la vasta mayoría es producto norcoreano.

En el corredor dedicado a licores, los vinos de importación —Italia, Chile, Francia— no pueden competir con las botellas de cerveza local y nontaegi, licor a base de almidón despachado en envases plásticos transparentes y agrupados en…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces socio/a ahora, tendrás acceso ilimitado a la web. Además recibirás 'En el fondo la forma', el nuevo número de la colección 'Voces'.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.