Ensayo

Kazajistán: ¿Matar al padre?

La desigualdad social desembocó en protestas, pero la crisis kazaja esconde mucho más

Kazajistán: ¿Matar al padre?
La planta Aksu Ferroalloys del Eurasian Resources Group (ERG), en el noreste de Kazajistán. Shamil Zhumatov / Reuters

Kazajistán ha vivido su particular semana trágica. Cinco días de protestas, caos y violencia que dejan decenas de muertos, miles de detenidos y muchas incógnitas. Lo que empezó como una ola de manifestaciones pacíficas alimentada por el descontento popular ante el aumento del precio de los combustibles degeneró en graves incidentes armados en las calles de la antigua capital, Almatí, aún hoy la ciudad más poblada del país y orgullosamente abierta, amable y cosmopolita. Según el presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokáyev, los responsables de esta violencia fueron miles de “terroristas” locales y foráneos entrenados en el exterior y cuyo único fin era hacerse con el control del país. De forma simultánea —y sin que esté claro aún cómo, por qué y la relación entre ambos sucesos— se ha producido un grave enfrentamiento interno en el seno de la élite dirigente en Nursultán,…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web. Además recibirás 'La paz herida', nuestro número 7 en papel con más de 250 páginas. En otoño te enviaremos el nuevo ejemplar de la colección 'Voces'.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.