México: el coronavirus no mató a mi padre

En el segundo país de América Latina con más muertos por la covid-19, el escepticismo es uno de los últimos refugios que les queda a las clases más castigadas

México: el coronavirus no mató a mi padre
Fred Ramos

El cadáver de Aurelio Ortiz Campo salió casi a la fuerza del Hospital General de Zona 2A, en Iztacalco, Ciudad de México. Eran las tres de la madrugada del 2 de mayo y sus pulmones de 80 años no dieron más de sí después de tres días ingresado. Cuando los médicos quisieron certificar su muerte como posible caso de covid-19, se desató el caos. Hubo empujones, gritos, amenazas. El personal médico argumentaba que Aurelio tenía todos los síntomas compatibles con el nuevo coronavirus y que estaban obligados a seguir el protocolo de aislamiento. Los familiares ponían en cuestión el diagnóstico. Si el certificado de defunción incluía al maldito bicho, creían que no podrían despedirse del patriarca como dicta la tradición en Iztapalapa, una populosa alcaldía del oriente de la capital mexicana. —Estos pendejos del hospital querían ponerle covid. Yo cuando fui los mandé…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web, y recibirás cada año nuestra revista en papel con más de 250 páginas y un libro de la colección Voces.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.