Días eternos

Ana María Arévalo

La vida de presas venezolanas a través de la mirada de la fotoperiodista Ana María Arévalo

Cuando Ana María Arévalo (Caracas, 1988) regresó a Venezuela tras varios años en el extranjero, se encontró otro país: la crisis política y económica había dilapidado la esperanza de mucha gente. “Había una depresión general muy fuerte”, recuerda. Venezuela estaba en boca de todo el mundo y los temas a explorar como fotoperiodista eran interminables, pero Arévalo se fijó en uno que estaba fuera del radar. Una amiga le habló de la situación de los centros de detención preventiva —penales provisionales para quienes están a la espera del juicio— en Venezuela. Su amiga trabajaba en una oenegé y le contó en qué condiciones estaban allí las mujeres embarazadas, cómo las mezclaban con los hombres, cómo algunas ni siquiera recibían comida. Arévalo decidió acompañarla a estos calabozos para verlo con sus ojos. El primer lugar al que le llevó su amiga fue, para su…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a recibirás en unos días 'El compromiso de la fotografía'. Además, tendrás acceso ilimitado a la web y en primavera te enviaremos nuestra revista en papel con más de 250 páginas.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.