Estudiar como forma de resistencia

La educación sigue en pie en Ucrania pese a los bombardeos contra las escuelas

Estudiar como forma de resistencia
Un estudiante leyendo en el metro de Járkov. Diego Ibarra Sánchez

Se acercan las ocho y media de la mañana y Natalia Chekanova está ya con los cascos frente al ordenador, esperando a que se conecten sus alumnos. Se ha maquillado un poco para disimular el cansancio de otra noche larga sin dormir por el sonido de los bombardeos, ráfagas de obuses y sirenas antiaéreas, pero sus pronunciadas ojeras la delatan. En la habitación de al lado está su hija pequeña, Veronika, de 11 años, que también está sentada en su escritorio y conectada a la tableta. Gracias a la vuelta de las clases online, Veronika no se siente tan sola. A Natalia no le gusta que la pequeña salga a jugar a la calle, porque “cualquier lugar en Járkov es peligroso. Ya no hay sitios seguros”. Pero estar siempre en casa es muy difícil cuando hablamos de una niña. Estar en contacto con los compañeros…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web. Además recibirás 'La paz herida', nuestro número 7 en papel con más de 250 páginas. En otoño te enviaremos el nuevo ejemplar de la colección 'Voces'.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.