Fukushima se reconstruye

Daniel López

Historias de los que eligieron quedarse en el epicentro del desastre para contribuir a su recuperación

El 11 de marzo de 2011 un terremoto de 9 grados sacudió el noreste de Japón. El tsunami que lo siguió causó cerca de 20.000 muertos y un accidente nuclear que inscribió para siempre a Fukushima en una de las páginas más negras del archipiélago. El temor a la radiación pasó a contaminarlo todo en esta región, que pareció convertirse en sinónimo de pueblos fantasma, terrenos baldíos y una agricultura, pesca y ganadería destrozadas.

Nueve años después, todavía hay cerca de 50.000 personas fuera de sus hogares y zonas inhabitables por la radiactividad. Unos 4.000 operarios trabajan cada día para desmantelar la planta nuclear. Es un reto titánico y una carrera contrarreloj: más de una tonelada de agua contaminada utilizada para enfriar los reactores se acumula en gigantescos bidones en la planta nuclear, y se prevé que para mediados de 2022 se agote…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces socio/a ahora, tendrás acceso ilimitado a la web. Además recibirás 'En el fondo la forma', el nuevo número de la colección 'Voces'.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.