La isla que se hunde

La subida del mar condena a los habitantes de Gardi Sugdub, en el Caribe panameño, a convertirse en refugiados climáticos

El suelo de la pequeña isla de Gardi Sugdub apenas sobresale de las aguas del Caribe panameño. En este reducido terreno coralino viven apretadas algo más de un millar de personas. Pertenecen a la comunidad kuna y sus ancestros llegaron a esta zona hace tres siglos, huyendo de territorios ocupados por los conquistadores españoles. Ahora el mismo mar que un día les sirvió como refugio amenaza su futuro: la isla está condenada a quedar sumergida a causa de la emergencia climática.

Los científicos calculan que en dos o tres décadas será imposible vivir en Gardi Sugdub a causa de la subida del nivel del mar. Esto, unido a las condiciones de hacinamiento en un territorio cada vez más pequeño, ha hecho que la comunidad tome la difícil decisión de trasladarse a tierra firme. Ellos serán los primeros refugiados climáticos de la región, pero todo el archipiélago de Kuna Yala (también conocido como San Blas) afronta el mismo futuro. 

Dicen sus habitantes que en este archipiélago hay tantas islas como días tiene el año, aunque solo están habitadas unas 75. Gardi Sugdub es por ahora la única que, con la colaboración del Gobierno panameño, está ejecutando un programa de traslado a tierra firme. Estaba previsto que se iniciara a finales de 2023, pero se ha retrasado porque las obras de la futura escuela no están terminadas. 

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web, y recibirás cada año nuestra revista en papel con más de 250 páginas y un libro de la colección Voces.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.