Desmond Tutu, el hombre que hace reír a Dios

Perfil del arzobispo sudafricano y Premio Nobel de la Paz

Desmond Tutu, el hombre que hace reír a Dios
Jordi Matas

En la parte superior del bastón, Desmond Tutu lleva una cinta negra para atárselo a la muñeca. No la usa. Se apoya en la empuñadura en forma de “T” para andar pero, en cuanto me estrecha la mano, el bastón le estorba y se lo pasa a un ayudante treinta o cuarenta años más joven. “Ten, tú lo necesitas más que yo”, dice. Y suelta una carcajada. En el año 1995, el arzobispo sudafricano y Nobel de la Paz pensó por primera vez en retirarse de la vida pública. Dos décadas después, a sus 83 años, sigue riéndose del cansancio y la vejez. “Me voy a tener que retirar de nuevo. Si no, mi mujer me dejará”, bromea de nuevo. Si no ha cumplido su palabra es por amabilidad. “Tengo que aprender a decir que no, pero la gente se molesta si no la atiendes”.…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a recibirás en unos días 'El compromiso de la fotografía'. Además, tendrás acceso ilimitado a la web y en primavera te enviaremos nuestra revista en papel con más de 250 páginas.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.