Desmond Tutu, el hombre que hace reír a Dios

Perfil del arzobispo sudafricano y Premio Nobel de la Paz

Desmond Tutu, el hombre que hace reír a Dios
Jordi Matas

En la parte superior del bastón, Desmond Tutu lleva una cinta negra para atárselo a la muñeca. No la usa. Se apoya en la empuñadura en forma de “T” para andar pero, en cuanto me estrecha la mano, el bastón le estorba y se lo pasa a un ayudante treinta o cuarenta años más joven. “Ten, tú lo necesitas más que yo”, dice. Y suelta una carcajada. En el año 1995, el arzobispo sudafricano y Nobel de la Paz pensó por primera vez en retirarse de la vida pública. Dos décadas después, a sus 83 años, sigue riéndose del cansancio y la vejez. “Me voy a tener que retirar de nuevo. Si no, mi mujer me dejará”, bromea de nuevo. Si no ha cumplido su palabra es por amabilidad. “Tengo que aprender a decir que no, pero la gente se molesta si no la atiendes”.…

Contenido solo para socios/as

Otra forma de ver el mundo es posible. Si te haces ahora socio/a, tendrás acceso ilimitado a la web. Además recibirás 'La paz herida', nuestro número 7 en papel con más de 250 páginas. En otoño te enviaremos el nuevo ejemplar de la colección 'Voces'.

Suscríbete ahora
Ir al principio
Esta web, como todas, usa cookies. Si estás de acuerdo, pincha en 'Aceptar'.